Donativos, préstamos y privilegios. Los mercaderes y mineros de la ciudad de México durante la Guerra anglo-española de 1779-1783




Autor: Guillermina del Valle y Pavón
Editorial / Instituto: Colección Historia Económica. Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora.
Lugar: México D. F.
Año: 2016
Reseña:

¿Cómo se manifiesta la dependencia que tiene un soberano de los grandes capitalistas? ¿Qué consecuencias puede tener esto sobre los mercados, el comercio mundial, y la relación entre las élites y el soberano? Estas son preguntas recurrentes en la historia, la economía y la política. En su libro, Guillermina de Valle Pavón, provee respuestas a estas preguntas en su libro y abre una nueva ventana a la investigación histórica de América y de Europa en la era de los Borbones. 

La autora analiza los beneficios excepcionales que obtuvieron los mercaderes de la ciudad de México, quienes intercambiaron géneros europeos y asiáticos por cacao de Guayaquil y plata andina durante el conflicto; también examina la forma en que la plata novohispana sirvió para fortalecer la real Armada y sufragar los gastos de las campañas militares en el Caribe. Acaudalados mercaderes y mineros, así como las corporaciones en que se asociaban proveyeron la mayor parte de los recursos mediante el otorgamiento de donativos y préstamos. Así negociaron grandes contraprestaciones en beneficio de sus intereses individuales y corporativos.

La obra concluye cómo a pesar del intento racionalizador de la política hacendaria de Carlos III, sus “reformas borbónicas” siguieron utilizando el recurso de la “imperiosa necesidad” que justificaba las medidas extraordinarias de la Real Hacienda en materia tributaria y del gasto público sin que esta práctica fuera violatoria del orden jurídico. Corporaciones y particulares atendían una y otra vez los requerimientos del monarca, sin necesidad de utilizar coerción alguna, aunque ello hacía necesaria una permanente negociación y el otorgamiento de contraprestaciones. Esta cultura política del consentimiento terminó fracturándose ante el incremento desmedido de las exacciones fiscales extraordinarias durante las guerras en contra de la Francia revolucionaria y Gran Bretaña, junto con la aplicación de la Ley de Consolidación de vales reales de 1804. De esta forma se generó una enorme deuda interna y se debilitó la lealtad de las elites en Nueva España.

Ver más.